Una inadecuada manipulación de residuos: “Una fiesta para ratas e insectos”

Dentro de la  prevención y el  control de plagas, juega un papel fundamental la adecuada manipulación y procesamiento de los residuos que se generan en nuestros hogares/empresas. Estos constituyen una atractiva invitación para el ingreso de ratas, moscas, cucarachas, etc en nuestros establecimientos.

Con el desarrollo poblacional en muchas ciudades y pueblos, se ha agudizado la problemática asociada al almacenamiento y la eliminación de los residuos generados.  Así mismo la variación en los factores ambientales derivados del cambio climático, ha favorecido la propagación de insectos y roedores en ámbitos urbanos.

Al igual que otros organismos vivientes, ratas, hormigas, cucarachas, moscas,  avispas, etc., requieren fuentes de alimento cercanas, albergue, agua y un hábitat con comodidades adecuadas para su reproducción. El almacenamiento inadecuado o impropio alimentos y de residuos les ofrece todos estos elementos necesarios para su instalación y desarrollo.

La extensión de la infestación de roedores e insectos en el interior y alrededores de las casas y locales de negocios puede variar desde sólo un ratón, mosca, o mosquito ocasional, hasta una densa población de ratas, ratones, cucarachas, moscas y mosquitos.

Para prevenir esta situación es importante observar unas buenas prácticas de mantenimiento:

– Las zonas donde se guardan, procesan o se comen alimentos deben ser limpiadas diariamente para eliminar migajas, grasas y todo resto de comida que puedan atraer y constituir una fuente de alimento para estos animales.

– Las cucarachas u otros insectos, pueden alojarse en cajas de cartón o en bolsas de envasado a granel de alimentos.  Por lo tanto, esto podría servir de “entrada al establecimiento”. Una buena práctica para evitar posibles infestaciones por esta vía, sería, revisar este tipo de embalajes .

– La basura debe ser almacenada en recipientes con tapa.

– Muchas veces las ratas y los insectos pueden anidar en zonas donde se ubican los electrodomésticos. Sería importante poder movilizar los mismos periódicamente para su limpieza y verificar que no haya ninguna infestación en curso en dicha zona.

– Tanto en hogares como en establecimientos de restauración, es importante controlar los aspectos estructurales interiores que provean albergue a ratas e insectos, tales como áreas cerradas debajo de escaleras y bajo estantes así como grietas y aberturas en paredes y pisos.

– Verificar que no haya  acumulaciones de  escombros y hierros viejos en los desvanes y cuartos de almacenamiento  o en las proximidades del establecimiento o el hogar. Estos se deben eliminar o, en caso de que sea necesario almacenarlos, esto se debe realizar de tal manera que se descarte la posibilidad de que alberguen ratas.

– Los canales a lo largo de los tejados de las casas y otros edificios se deben mantener libres de hojas y ramas de manera que puedan drenar completamente. No se deben dejar obstruir los desagües, alcantarillas o drenajes subterráneos que eliminan el agua..

– En establecimientos comerciales, uno de los mayores problemas consiste en la infestación por roedores e insectos de almacenes y depósitos. Es aconsejable almacenar la mercadería de manera lo más compacta posible minimizando huecos y la rotación de los productos almacenados para minimizar el riesgo de instauración de una plaga afectando los productos almacenados o la propagación de insectos desde los productos más viejos a las nuevas remesas. Es más, si los productos se rotan con regularidad es posible descubrir con más celeridad posibles nuevas infestaciones.

– Eliminar diariamente los restos de comidas y agua de mascotas, higienizando los recipientes que se utilizan para su alimentación

Muchas veces, para anticiparnos al problema, estas medidas necesitan ser complementadas con tratamientos profesionales para el control de plagas de forma puntual o periódica según se trate de hogares o establecimientos de restauración.

Milcoza control de plagas, puede ayudaros a controlar y  prevenir la entrada de insectos y roedores en vuestros domicilios/empresas. Nuestros técnicos evaluarán todas vuestras consultas y os indicarán las medidas a aplicar que resulten más  adecuadas para cada situación en particular.

Tenga en cuenta que una vez que se ha logrado la desinfestación del lugar, es importante vigilar periódicamente el saneamiento del interior y la conservación del edificio. Estas medidas reducirán materialmente la posibilidad de reinfestación.